Etiquetas

, , , , ,


Apariencia

Una persona desgreñada, desaseada, de aspecto desordenado, vestido con ropa sucia y maloliente, evidentemente que tendrá una apariencia desagradable a las personas acostumbradas a vivir bien peinados, con el cuerpo limpio, de aspecto ordenado y vestidos con ropa limpia. Del mismo modo hay otro aspecto que también se muestra y es la apariencia física, es decir los rasgos anatómicos expuestos, tales como la cabeza, la cara y las manos, además de los rasgos anatómicos cubiertos, tales como el tronco, las piernas y los pies. Rasgos físicos heredados y que son propios de la raza, masa corporal y salud del ser humano.
Los estándares aplicados por el ser humano, para cualquier raza, para ser considerado como bellos o de buena apariencia física, generalmente son aquellos rasgos físicos cuya característica es que sean simétricos, tan pronto éstos sean o se vuelvan asimétricos, entonces el ser humano se vuelve “feo” y su apariencia se torna discutible.

Decidí escribir este artículo relacionado con la apariencia, porque hace un par de días, vino a mi oficina a visitarme, un colega, ingeniero como yo, a conversar sobre un tema relacionado con nuestra especialidad, la electrónica, mientras lo hacíamos, iba atendiendo los asuntos administrativos propios de mi oficina, para ello me ayudaba, una asistente personal, que tiene un defecto en el rostro que le impide hablar claramente, además de una deformidad en la cadera que le impide caminar con normalidad.
En un momento en que nos encontramos solos, mi amigo, me dijo lo siguiente: “… no es conveniente que tengas en la oficina a esta persona, porque su apariencia puede causar un rechazo a tus clientes y por ende no hacer negocios contigo…”; a mí particularmente, me llamó la atención que éste amigo me dijese algo semejante, mi reacción fue inmediata, le dije que esta persona tenía grandes cualidades, que era inteligente y además que era muy profesional en su trabajo y que su apariencia no me preocupaba porque los clientes que yo tengo vienen a mi oficina por los servicios que presto y que muchos de ellos han sido calificados como eficientes gracias a esta persona.
Considerando que la apariencia es el aspecto externo que uno tiene y que muestra a las demás personas, Hay muchas personas que la consideran como el factor mas importante en el ser humano, si bien es cierto la apariencia exterior es un factor importante no necesariamente es el factor mas importante, por lo menos en el aspecto físico.
Yo no creo que sea bueno, que una persona de apariencia físicamente asimétrica, tenga que estar pensando preocupadamente por su apariencia en vez de pensar en sus relaciones. Mucho mas importante que pensar preocupadamente en su apariencia, es saber que hay mucha gente que le aprecia a uno, que le ama tal como uno es.
Podría pensar por ejemplo, en las buenas cualidades que esta persona tiene, es posible que sea una persona amable, trabajadora o que es un(a) buen(a) amigo(a). Cualesquiera que sean las aptitudes que este tenga, uno(a) es bendecido(a) con importantes talentos, con una personalidad única y con un propósito para la vida.
Cualquiera puede preguntar a nuestro Padre Celestial, quién es uno y sobre todo, qué piensa Él de uno. “Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón” (1Samuel 16:7, cursiva agregada.). Es bueno saber que la oración, el estudio de las Escrituras y la observancia de los mandamientos le pueden ayudar a uno a saber que tiene un legado noble; le ayudan a uno a saber que es un hijo o una hija espiritual de un Padre Celestial que le ama y se preocupa por nosotros.
Es posible que algunas veces, uno, pueda sentirse mal con la apariencia que tiene, sobre todo cuando se compara con otras personas, basándose en lo que el mundo considera importante o bello. Es también posible, que algunas veces, uno pueda sentir desánimo o envidia sobre todo cuando se piensa que los demás son más bellos, mas listos o mas populares que uno. Una buena manera de comparar, es aquella en la que uno compara la persona que uno es ahora con la persona que uno puede llegar a ser: tu mejor yo.
Como ya hemos visto, varios factores que se relacionan con los aspectos físicos no dependen de uno, pero si hay otros factores a nuestro alcance que pueden hacer de nosotros, una persona atractiva, como son el compartir nuestros talentos, mejorar nuestra personalidad, vestir con pulcritud, ser aseado o incrementar nuestra espiritualidad. El trabajar en estas facetas nos pueden ayudar a sentirnos mejor con nosotros mismos y de esta manera no poner ni darle tanta importancia a la apariencia física.

NOTAS:
1.- Nuestro Padre Celestial y muchas personas más te aman.

2.- El hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón.

3.- No te compares con otras personas. Concéntrate en dar lo mejor de ti mismo(a).

4.- Has heredado tus principales rasgos físicos, pero tu manera de verter, hablar y cuidar de tu salud dependen de ti. Una sonrisa, una personalidad agradable o la luz en tu rostro pueden hacerte atractivo(a).

5.- La apariencia física no impedirá que nadie deje de servir a Dios, reciba las ordenanzas esenciales o viva fielmente hasta el fin.
  

Anuncios