Etiquetas

, , , , ,


Nunca debemos olvidarnos de decirle a nuestro padre, a nuestra madre, a nuestros hermanos, a nuestras hermanas, a nuestros abuelos, a nuestros tíos, a nuestros primos o a las personas por quienes sentimos afecto, especialmente a nuestra esposa o a nuestros hijos lo mucho que les amamos, pero, hoy y nunca esperar a mañana, porque puede ser demasiado tarde.
En la página http://www.heartwhispers.net, encontré un poema titulado “Tomorrow Never Comes” de Norma Cornett Marek, que en español quiere decir algo como: “Si el mañana no llegara”; lo encontré tan hermoso que no he reparado en compartirlo, pese a no haber solicitado permiso para publicarlo.

Si supiera que ésta sería la última vez que dormir te viera,

te abrazaría más fuerte y le suplicaría al Señor que te protegiera.

Si supiera que ésta sería la última vez que a ti, salir por esa puerta viera,

te abrazaría y te besaría y te haría volver para abrazarte y besarte una vez más.

Si supiera que ésta sería la última vez que tu voz al orar oyera,

grabaría cada gesto, cada mirada, cada sonrisa, cada una de tus palabras,

para escucharlos y verlos otra vez, día tras día.

Si supiera que ésta sería la última vez,

tomaría uno o dos minutos más para decirte “te amo” en vez de dar por sentado que ya lo sabías.

Si supiera que ésta sería nuestra última vez, nuestro último momento,

me quedaría a tu lado, para pasar el día contigo en vez de pensar:

“De seguro habrá otras oportunidades, así que dejar pasar este día puedo”.

Desde luego habrá un día para repasar las cosas,

y tendremos otra oportunidad para las cosas hacer bien.

¡Y habrá otro día para decirnos “te amo”!

Y por seguro habrá otra oportunidad para decirnos: “¿Te ayudo en algo?”

Pero en mi caso, ¡no la habrá!

No te tengo aquí conmigo, y éste es el último día que tenemos: nuestro adiós.

Por eso quisiera decirte lo mucho que te amo,

y espero que nunca lo olvides.

El mañana no se promete a nadie, ni a jóvenes ni a ancianos.

Hoy podría ser tu última oportunidad de apretar la mano de la persona a la que amas y demostrar todo lo que sientes.

Si esperas hasta mañana, ¿por qué no hacerlo hoy?

Porque si el mañana nunca llega, sin duda lo lamentarás el resto de tu vida

El no haber dedicado más tiempo para una sonrisa, una conversación, un abrazo o un beso, 

porque estabas muy ocupado para darle a esa persona lo que resultó ser su último deseo.

Entonces, abraza fuerte hoy a quien amas, a tus amigos, a tu familia; 

y susurra en sus oídos cuánto los amas y deseas que estén junto a ti.

Utiliza tu tiempo para decir:

“Lo siento”,

“por favor”,

“perdóname”,

“gracias”;

incluso 

“por nada” y

“está bien”

Porque si el mañana nunca viene, no tendrás que lamentar el día de hoy.

El pasado no regresa y el futuro ¡quizás nunca llegue!