Etiquetas

, , , , ,


jesus-a-la-puerta.jpg

En la última Liahona (Marzo 2008, Pág.7), se publica un mensaje del Presidente Hinckley, titulado “Testificamos de Jesucristo” y realmente su contenido es hermoso, nos habla de El gran Jehová, del Salvador del mundo, de Nuestro Señor Viviente, de la Piedra Angular y del punto central de nuestra fe; en éste último punto, el Presidente Hinckley, me resumió lo que significa Jesucristo para mi, por ello comparto con ustedes estimados amigos, quien realmente es el punto central de nuestra fe.

‘No sabemos todo lo que yace adelante; vivimos en un mundo de incertidumbre. Para algunos, habrá grandes logros; para otros, desilusiones. Para algunos, mucho gozo y alegría, buena salud y una vida holgada; para otros, quizás enfermedad y un grado de pesar. No lo sabemos. Pero de una cosa estamos seguros: al igual que la estrella polar de los cielos, pese a lo que depare el futuro, allí se encuentra el Redentor del mundo, el Hijo de Dios, seguro y firme, como el ancla de nuestra vida inmortal. Él es la roca de nuestra salvación, nuestra fortaleza, nuestro consuelo, el mismo punto central de nuestra fe.

Acudimos a Él en tiempos buenos o malos, y Él está allí, para darnos seguridad y aprobación.

Él es el punto central de nuestra adoración; Él es el Hijo del Dios viviente, el Primogénito del Padre, el Unigénito en la carne. Él “ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron” (1 Corintios 15:20). Él es el Señor que vendrá de nuevo “para reinar en la tierra sobre su pueblo” (D. y C. 76:63; véase también Miqueas 4:7; Apocalipsis 11:15).

Nadie tan grandioso ha caminado sobre la tierra; ningún otro ha hecho un sacrificio comparable ni otorgado una bendición semejante. Él es el Salvador y el Redentor del mundo. Creo en Él; afirmo Su divinidad sin dudas ni evasivas. Lo amo. Pronuncio el nombre de Jesucristo con reverencia y maravilla. Él es nuestro Rey, nuestro Señor, nuestro Maestro, el Cristo viviente, que está a la diestra de Su Padre. ¡Él vive! Él vive, resplandeciente y maravilloso, el Hijo viviente del Dios viviente.’

Anuncios