Etiquetas

,


“El Elder L. Tom Perrydel quórum de los Doce Apóstoles, en un discurso pronunciado en la Universidad B.Y en el año 2007: dijo

El Señor ha instruido solícitamente a Sus hijos sobre el plan del Evangelio durante períodos llamados dispensaciones, períodos en los que “el Señor tiene en la tierra por lo menos un siervo autorizado que posee [las llaves] [d]el santo sacerdocio …
“… Cuando el Señor organiza una dispensación, revela el Evangelio nuevamente, de manera que la gente de esa dispensación no tenga que depender de las anteriores para conocer el plan de salvación”.
Cada dispensación trae consigo una lección especial que podemos incluir en nuestros propios planes al prepararnos para nuestro”

Y estas dispensaciones son:

La dispensación de Adán: Llegar a ser como nuestro Padre Celestial

Las dispensaciones de Enoc y de Noé: Optar por la rectitud en vez de la maldad

La dispensación de Abraham: Hacer convenios y Guardarlos

La dispensación de Moisés: Seguir a los profetas del Señor

El meridiano de los tiempos: Así alumbre nuestra luz

y la última…

La dispensación del cumplimiento de los tiempos: Nos regocijamos en la plenitud del Evangelio

Vivimos en la extraordinaria época de la dispensación del cumplimiento de los tiempos, cuando el evangelio de Jesucristo ha sido restaurado en su plenitud (véase D. y C. 27:13). Nuestra generación tiene también el beneficio de todas las dispensaciones anteriores, lo que nos permite mejorar nuestra vida a medida que entendemos los tratos de Dios con Sus hijos.
Las palabras del Señor, que recibimos de Sus santos profetas a través de las épocas, nos han guiado en un plan que Él ha establecido para nosotros; ese plan es perfecto desde el principio de los tiempos hasta que tengamos la oportunidad, si vivimos dignamente, de morar con Él en las eternidades.

Y continuó diciendo…
Ustedes son hijos de la promesa; espero que no tengan planes de ser sólo personas comunes sino que se preparen para sobresalir.
En este mundo no hay lugar para la mediocridad; es preciso que luchemos por lograr la perfección. Al establecerse metas y esforzarse por alcanzarlas, pueden obtener la perfección en muchos aspectos.
Tienen un rico legado; no sientan temor de pensar y de actuar de acuerdo con los principios del Evangelio y de disfrutar de sus bendiciones mientras cumplen la medida de su creación como hijos de Dios. Que Él los bendiga para que tengan el deseo de seguir avanzando y de procurar la salvación mediante este gran plan que Él nos ha dado.