Etiquetas

, , , ,


Hace poco leí en la página Web oficial de la Iglesia, una noticia que era un comentario a un discurso pronunciado por un cardenal católico en la Universidad Brigham Young, me pareció muy interesante, espero que mi traducción sea correcta y la comparto con ustedes mis lectores, especialmente aquellos que son católicos.

SALT LAKE CITY, 26 de febrero 2010 En un histórico discurso dado en la Universidad Brigham Young ante un público agradecido por muchos miles de estudiantes, profesores y líderes de la Iglesia, el cardenal Francis George, presidente de la Conferencia Estadounidense de Obispos Católicos, sostuvo con elocuencia la necesidad de defender la libertad religiosa. “La cuestión de la libertad se encuentra en el corazón de los conflictos más profundos de la sociedad moderna”, dijo el cardenal George, “porque siempre se encuentra en el corazón de lo que somos como criaturas hechas a imagen y semejanza de un Dios que nos ama libremente.”

Esta causa de la libertad religiosa une a los creyentes en un interés común. Demostrando un espíritu de solidaridad, el cardenal George instó a una mayor cooperación entre católicos, mormones y “otros defensores de la conciencia:”

“Podemos y debemos presentarnos como una unidad en la defensa de la libertad religiosa. En los próximos años, las coaliciones entre religiones creadas para defender los derechos de la conciencia de los individuos y las instituciones religiosas se deberán convertir en un factor de contención contra la marea de fuerzas que operan en nuestro gobierno y en la sociedad para reducir la religión a una realidad puramente privada. Lo que está en juego es si la voz religiosa se escuchará en la plaza pública”.

Subyacente a explicar los principios fundamentales de la libertad religiosa, el cardenal George señaló que “la lección de la historia americana… nos ha enseñado que las iglesias y otros cuerpos religiosos prosperan en una nación si el orden social respeta la libertad religiosa y reconoce que el gobierno civil no debe interponerse entre la conciencia y las prácticas religiosas de sus ciudadanos y Dios Todopoderoso. ”

El cardenal abogó por no solamente la ausencia de obstáculos a la libertad de culto sino también por la participación dinámica de la religión en la plaza pública:

“La libertad religiosa no puede reducirse a la libertad de culto, ni siquiera a la libertad de la conciencia privada. La libertad religiosa significa que los grupos religiosos, así como las personas religiosas, tienen derecho a ejercer su influencia en la plaza pública, y que cualquier intento de reducir ese sentido pleno de la libertad religiosa, que ha sido parte de nuestra historia en este país durante más de dos siglos, a una realidad privados de culto y de conciencia individual, siempre y cuando uno no haga a nadie más infeliz, lo cual no está en nuestra tradición. Era la tradición de la Unión Soviética, donde Lenin permitió la libertad de culto a ser introducidos en la Constitución… pero no la libertad de religión”.

Porque la libertad religiosa es tan central a la dignidad humana y a la libertad, que debe ser abordada con civilidad. En un discurso sobre la libertad religiosa en la Universidad Brigham Young-Idaho, el Elder Dallin H. Oaks, del Quórum de los Doce Apóstoles de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, dijo: la libertad de religión propuesta es “una piedra angular de la democracia estadounidense” y es realzado por las virtudes de “hablar con amor, siempre mostrando paciencia, comprensión y compasión hacia nuestros adversarios.”

Así, el principio de la libertad religiosa trae consigo una ética particular. Y con esa ética viene una obligación. La ética es para que las personas de fe, en palabras de Elder Oaks, “sean más persuasivas” en el discurso político mediante la formulación de argumentos y posiciones en formas que sean respetuosas de los que no comparten sus creencias religiosas. La compañía de la obligación es para que los argumentos y las posiciones sirvan para “contribuir a la discusión razonada y con compromiso que es esencial en una sociedad pluralista”.

http://www.newsroom.lds.org/ldsnewsroom/eng/commentary/commentary-historic-speech-at-byu-by-catholic-cardinal