Etiquetas

, ,


Ser obediente a las recomendaciones de nuestros padres nos pueden salvar del aguijón del pecado.